CCOO pide un análisis profundo de las cartas de amenaza antes de culpar a un vigilante para tapar posibles fallos de seguridad en Correos

CCOO, sindicato mayoritario en Correos, ha pedido al Gobierno que realice un análisis exhaustivo y en profundidad de lo ocurrido en Correos en el caso de la falta de detección de cartas con amenazas, en lugar de culpar al vigilante que presuntamente no detectó en el escáner los sobres con balas dirigidos a María Gámez, Pablo Iglesias y Fernando Grande-Marlaska. Hoy mismo se ha conocido, además, la recepción de otra carta amenazante, con un arma blanca, dirigida a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

El intento de no asumir la responsabilidad y de no investigar posibles fallos en las operativas de seguridad, basándose en inculpar a un vigilante, no aborda con rigor la búsqueda de soluciones a la problemática que venimos denunciando desde hace tiempo en Correos: trasvase y externalización de la actividad, subcontratación de determinados servicios, precarización de las condiciones de trabajo, etc. Por esta razón, CCOO solicita una revisión minuciosa de los protocolos de seguridad en la empresa pública estatal, así como de los pliegos de contratación en la adjudicación de servicios, para conocer cuáles son las condiciones de ejecución de estos, y que la investigación no se centre únicamente en determinar si fue correcta o no la actuación del trabajador de seguridad de la empresa tras la entrada de los sobres en Correos.

Los modelos de contratación pública, basados en ofertas económicas a la baja, suelen dejar sin efecto la calidad de los servicios, en este caso el de seguridad. Los sistemas de seguridad de la correspondencia no deben tener como principio el ahorro de costes, como viene haciendo Correos desde hace unos años, con la subcontratación y la externalización del servicio, un abuso para con los trabajadores/as que tienen que hacer sus funciones en un entorno de precariedad inaceptable, de merma de la salud laboral y rebaja salarial, donde se realiza el trabajo, además, con escasez de plantilla y con medios insuficientes.

CCOO hace tiempo que viene advirtiendo de estas “políticas de desguace” del servicio postal público, y que ha afectado a la totalidad de las áreas de Correos. La seguridad no ha sido una excepción y la empresa ha relajado las medidas de seguridad y los protocolos, supeditándolas a los ajustes económicos que está impulsado el presidente de la compañía desde hace dos años.

CCOO rechaza de pleno una vez más que se pretenda resolver este asunto, como casi siempre, “culpabilizando” a un trabajador/a para quitarse la polémica de en medio. Tal y como han exigido por escrito CCOO y UGT el pasado día 24, Correos debe clarificar si ha habido un fallo en los sistemas operativos de seguridad.

CCOO Correos condena rotundamente las amenazas sufridas por el ministro del Interior, la directora general de la Guardia Civil y el secretario general de Podemos y candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, que recibieron los sobres con munición. A estas cartas se suma otra más, conocida hoy, dirigida a Reyes Maroto, que contenía un arma blanca. Es totalmente inadmisible la utilización de la mayor empresa pública de este país, Correos, para el envío de sobres con amenazas, algo que conlleva un claro delito de odio que hay que condenar sin paliativos en democracia.
FUENTE: CCOO
https://fsc.ccoo.es/noticia:585793–CCOO_pide_un_analisis_profundo_de_las_cartas_de_amenaza_antes_de_culpar_a_un_vigilante_para_tapar_posibles_fallos
_de_seguridad_en_Correos&opc_id=6a5018a39e084efa266aa087e2cc86d0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *